Radiofrecuencia

Los tratamientos estéticos están continuamente avanzando para conseguir resultados cada vez más efectivos. Uno los avances que más está valorado por el público y que ha logrado reportar efectos visibles y casi inmediatos es la radiofrecuencia. Gracias a esta técnica, que se puede aplicar a la piel de la cara y a la del cuerpo, logra conseguir, entre otras cosas, la recuperación de la firmeza de la piel, la reducción de volumen corporal y combatir la celulitis.

¿Qué es la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia es una tratamiento no invasivo que, en el mundo de la estética se emplea para fomentar la reafirmación de la piel y la reducción de volumen corporal. Este procedimiento aplica en zonas específicas de la piel el calor que se crea a través de un generador de energía especialmente diseñado para lograr los mejores resultados de manera totalmente segura e indolora.

El tratamiento de radiofrecuencia trabaja directamente en la dermis, que es la capa más profunda de la piel, sin afectar a las capas superiores, por lo que no daña los tejidos. El calentamiento local que se realiza provoca que las fibras de colágeno se contraigan, las células grasas se drenan y se reducen, y las el tejido conectivo produce nuevo colágeno y fibras elásticas.

_MYC5899

Radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia facial actúa contra las arrugas y las líneas de expresión, logrando efectos similares a los que reporta el lifting, con el beneficio de no tener que someterse a una intervención quirúrgico.

Este tratamiento, entre otros beneficios, proporciona una piel rejuvenecida, suave y en la que las líneas de expresión y las marcas de acné están atenuadas. Actúa contra las ojeras, las bolsas en los ojos y la papada, reduciéndolas visiblemente y aporta, de forma general un cutis sin imperfecciones y de aspecto joven saludable.

Radiofrecuencia corporal

Entre todos los efectos beneficiosos que tiene la radiofrecuencia corporal, el que hace que más personas lo elijan es que logra combatir la celulitis de manera afectiva. Puede aplicarse en todas las partes del cuerpo, pero suele emplearse en zonas conflictivas como el cuello, el abdomen, los muslos y los glúteos ya que es muy efectivo a la hora de reducir el volumen.

La radiofrecuencia trabaja con las células adiposas que se encuentran en las capas profundas de la piel y que son las causantes de el aumento de tamaño de algunas partes como la zona abdominal que producen una forma antiestética. De esta forma, da contorno y tonifica.

pide tu cita